Colaboradores

Boletín

martes 16 de agosto del 2022

Llegan las vacaciones y todos tenemos ganas de descansar y de salir, de “cambiar de aire,” como solemos decir. Si es posible seguramente saldremos a algún lugar en la playa, el bosque, el campo, o a algún pueblito o pequeña ciudad para disfrutar unos días de descanso. En México hay una variedad enorme de lugares donde vacacionar.

Y si nos preguntamos si vamos a entrenar o no en vacaciones, pues las respuestas pueden ser muchas, todo “depende de”. Me explico:

Si estoy preparando una competencia importante, como un medio maratón o un maratón, o un medio Ironman o Ironman completo, o incluso alguna competencia de menor distancia preparatoria o clasificatoria para otro evento importante, pues sí es necesario continuar con el entrenamiento. Si estoy siguiendo un plan específico y la competencia es próxima, no puedo dejar de entrenar. Claro que, de cualquier manera, el simple hecho de no tener que ir a trabajar me permetirá levantarme un poco más tarde y sí entrenar pero más relajado, sin la prisa de la rutina diaria. Además los atletas somos muy ingeniosos y, a donde quiera que vayamos, nos las arreglamos para poder seguir nuestro entrenamiento o al menos ejercitarnos.

Si no tengo ninguna competencia importante después de Semana Santa, puedo tomarlo con más calma. Si me quedo en la ciudad puedo ir a entrenar más tarde, e incluso ir a algún lugar más alejado que no acostumbro durante la semana. Hay muchos lugares “padres” donde caminar, correr o rodar fuera de la ciudad pero no muy lejos de ésta. Eso sí, tendrá que ser a partir del viernes, porque todavía el jueves habrá gente saliendo por las carreteras y no será muy seguro para rodar.

Ahora bien, si no tengo competencia importante y me la paso entrenando y trabajando toda la semana, y más aún si tengo hijos pequeños, sería muy bueno dedicarle ese tiempo a la familia y olvidarme por un rato del entrenamiento. No te preocupes que, por un par de días, no vas a perder tu condición física e incluso podrá servirte el descanso para recuperarte y desconectarte de la presión que, muchas veces, nosotros mismos nos planteamos. Aprovecha disfrutar y gozar tiempo con tus hijos y familia, eso es más importante que cualquier competencia, te lo aseguro.

También está la opción de un “descanso activo”, esto es, descansar del típico entrenamiento de toda la semana y, en su lugar, “hacer ejercicio suave” o “entrenar ligero”. O bien, si sales fuera, podrías practicar deportes que generalmente no haces aquí en la ciudad, como deportes acuáticos por ejemplo, o caminar en la montaña, correr a campo traviesa, nadar en el mar o lago, etc.

Puedes aprovechar también para comer bien, desde desayunar bien y con calma, no de la manera en que generalmente lo hacemos, todo apresurado entre semana. Come bien y ,si tienes la oportunidad, prueba cosas diferentes de las que comes generalmente. Relájate y disfruta tus vacaciones.

También aprovecha para dormir bien. Muchos de nosotros dormimos menos horas de las que deberíamos y eso, con el tiempo, nos afecta no solo en nuestro trabajo sino también en nuestro entrenamiento. Aprovecha para dormir lo más que puedas, recuerda que el sueño es el tiempo de recuperación de tu cuerpo, algo que, con frecuencia, se nos olvida.

Sea cual sea tu situación, unos días de descanso no le vienen mal a nadie, y si planeas bien tus días de vacaciones, ya sea saliendo o no de la ciudad, podrás disfrutarlos al máximo y disfrutar también a tu pareja, hijos, familia e incluso si tienes, a tu mascota.

¡Felices vacaciones y disfruta hacer ejercicio!… sin prisas ni presiones.

https://web.asdeporte.com/y-tu-entrenas-en-vacaciones/